Recetas para 3 desayunos saludables.

sjsjjssj

 1. Tortitas de yogurt griego

Ingredientes (4 personas):

  • 1½ taza de cualquier tipo de harina (yo uso harina de avena o de espelta, o mezclo con un poco de trigo)
  • 2 cucharaditas de levadura.
  • ½ cucharadita de sal.
  • 2 cucharas de aceite.
  • 2 huevos.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla. (opcional)
  • ¾ tazas de yogurt griego (Podéis comprarlo bajo en grasa)
  • ¾ taza de leche (yo uso leche de avena, pero puedes usar la que quieras)
  • Las acompaño con sirope de arce, arándanos, plátano, fresas, frutos secos..

PD: Si no piensas acompañarlas con miel o sirope, te aconsejo que le añadas dos cucharaditas de azúcar moreno para darles un toque más dulce. No he encontrado una mejor receta de tortitas que esta, quedan súper esponjosas, y el yogurt griego les da una textura increíble.

       2. Pudding de avena, chocolate y plátano.

Aunque la palabra pudding eche un poco hacia atrás, está muy bueno. Cuando tengo antojo de algo dulce, me tomo uno de estos, y se me quita por completo.

Ingredientes (1 ración):

-½ Taza de avena.

-1 plátano.

-½ Taza de leche.

– 4 nueces.

-1 cucharadita de cacao negro en polvo. (yo uso el de la marca Valor, no lleva azúcar añadido, y es cacao en polvo puro.)

-Si no te gusta mucho el sabor amargo, añade algún edulcorante, sirope de arce, miel, o azúcar moreno.

-Virutas de coco.

-Semillas de chía. (Se pueden poner en la base, hay que dejarlas con líquido previamente reposando para que expulsen sus propiedades)

Preparación:

Tritura la avena hasta que quede en polvo junto con la leche, añade el plátano y las nueces. Posteriormente, inserta el chocolate, pero ten cuidado, porque es muy fuerte, y si te pasas, no va a estar bueno. Si ves que te gusta más líquido, echa más leche, pruébalo para comprobar que te agrada la textura y el sabor.

Cuando te haya quedado una especie de mouse, mételo un poco al frigo y dale un toque de frío. Después añade las virutas de coco con trozos de nueces y disfruta. Está muy muy bueno.

3. Tostadas con mantequilla de agucate y tortilla francesa de espinacas con queso.

Esta receta es muy sencilla y completa. Ya que contiene hidratos, proteínas y grasas saludables.

Ingredientes:

+Para la mantequilla de aguacate:

A ser posible un aguacate maduro, cuando lo abras, aderézalo con limón, esto previene que se oxide conservándose mejor. Saca el interior del aguacate y tritúralo con un tenedor. Añade un poco de aceite de oliva. Como a mucha gente no le agrada el sabor del aguacate solo, podéis probar a agregarle un poco de tomate troceado y cebolla tierna picada. (Pero sin pasarnos, que estamos desayunando)

Una vez que lo tenemos, lo ponemos en las dos tostadas. (Yo casi nunca tomo pan de trigo, sustituyo el trigo refinado, por cereales más completos, como la espelta, la avena o el centeno)

+Para la tortilla francesa,

-2 huevos

-Queso feta

-Espinacas

Batimos los dos huevos, pizca de sal agregamos la espinaca cruda partida y lo ponemos en una sartén. Cuando el huevo esté cuajando, agregamos trocitos de queso feta por la superficie y doblamos la tortilla. Cuando esté lista la apartamos y la partimos, colocándola encima de cada tostada.

Suelo tomarme un zumo de naranja para acompañar las dos tostadas.

No dudéis en empezar el día con un vaso de agua y el zumo de medio limón antes de comer nada. Esto va ayudar a depurar el organismo, eliminar toxinas y acelerar el metabolismo. Espero que os hayan gustado estas tres recetas, cualquier duda preguntadme.

Ana.

 

-MIS 12 SITIOS FAVORITOS EN SALAMANCA-

He reunido 12 sitios diferentes en Salamanca donde tomarte un café o tapear algo rico. Son sitios que me apasionan y suelo recomendarlos siempre a quién me pregunta.

  1. CAPITÁN HADDOCK
  2. CAFE BAR MANDALA
  3. MESÓN CERVANTES
  4. CUZCO BODEGA
  5. BAMBÚ
  6. DON QUIJOTE
  7. CROISSANTERIA PARIS S.L
  8. VINODIARIO
  9. ERASMUS INTERNATIONAL CAFÉ & HOSTEL
  10. RESTAURANTE RUTA DE LA PLATA
  11. EL MINUTEJO
  12. EL RUFOS

1. CAPITÁN HADDOCK

Se trata de una cafetería o sitio de copas. Tiene una terracita encantadora para sentarte a tomar un café y por dentro es súper acogedor el sitio si te apetece tomarte una copa. La gracia del capitán es su máquina de palomitas, puedes sentarte a tomar tu café con un bol de palomitas, además de que te dan conguitos de chocolate o unas chuches mientras lo disfrutas.

Localización: Calle Concejo, 15, 37002 Salamanca

2. CAFÉ BAR MANDALA

Donde tomarte un buen postre, un buen batido de frutas, un buen zumo, o probar uno de los miles de tés que tienen. Es una cafetería con encanto donde puedes quitarte cualquier antojo que se te produzca. Pd: No te abrumes si nada más sentarte te aparecen 7 cartas, tienen variedad de muchas cosas.

Localización: Calle Serranos, 9-11, 37008 Salamanca

3. MESÓN CERVANTES

Los pinchos y las tapas de este sitio son alucinantes. Es un must si visitáis Salamanca porque están increíbles. Tienen muchísimos tipos,  el sitio no puede ser más español. Los camareros son majísimos.

Localización: Plaza Mayor, 15, 37002 Salamanca

4. CUZCO BODEGA

Si te apasiona el vino con una tapa un poco más elaborada, prueba este sitio. La pluma ibérica o el medallón de solomillo de cerdo con salsa roquefort están increíbles. Te aconsejo ir con tiemp, el sitio es pequeño y está muy solicitado.

Localización: Calle Juan del Rey, 5, 37002 Salamanca

5. BAMBÚ

Es sitio de tapeo y restaurante. Me encanta por el ambientazo que tiene, tienen unas tapas muy ricas para tomarte una caña y el servicio es muy amable. No he probado el restaurante, siempre que voy es a tomarme una cerveza y picar algo,  suele haber muy buen ambiente, pero si vas viernes o sábado, ve con tiempo, que suele llenarse.

Localización: Calle del Prior, 4, 37002 Salamanca

6. DON QUIJOTE

Ya sea por un café o por cenar de tapeo. La cocina es muy buena y siempre tienen algo nuevo. Hay como 6 tipos de tortillas de patatas, está todo muy rico, rellenas de jamón, bechamel, bacon, espinacas… tienes variedad para elegir. La carne o las hamburguesas las hacen muy ricas.

Localización: Calle Serranos, 33, 37008 Salamanca

7. CROISSANTERIA PARIS S.L

Amo este lugar. Bueno, amo los croissanes en general pero los de este sitio son increíbles. Es una tienda muy chiquitina que pasa desapercibida. Pero tiene de los mejores croissanes que he probado nunca. Tienen  tanto dulces, como croissanes rellenos de chocolate negro, blanco, o chocolate con plátano, a salados, rellenos de bacon, queso de cabra, tomate, salchilla frankfurt.. son una gozada. Es el típico sitio para llevar por el que merece la pena pasar sin dudarlo.

Localización: Calle Rúa Mayor, 36, 37008

8. VINODIARIO

Este sitio te lo recomiendo únicamente si te gusta el vino. Se come estupendamente bien, pero es un sitio más orientado a buenos vinos. Tienen variedad de tintos, rosados, blancos.. los camareros saben aconsejarte y son muy atentos. En este sitio hacen tostas con torta del Casar, y en fin, amor infinito al queso y cuanto más fuerte sea mejor. Si os gusta el vino rosado, mi favorito de este lugar se llama ”La Novia Ideal”.

Localización: Plaza Basilios, 1, 37001 Salamanca

9. ERASMUS INTERNATIONAL CAFÉ & HOSTEL

Sitio top para tomarte un desayuno típico de huevos revueltos y bacon. Recomendaría únicamente este sitio si te apetece un buen desayuno con un buen café. También es un buen sitio para tomarte una pinta.

Localización: Calle Meléndez, 7, 37002 Salamanca

10. RESTAURANTE RUTA DE LA PLATA

No he probado el restaurante. A este sitio voy cuando me apetece tomarme algo a la brasa, te lo hacen al instante, lomo, costilla, chorizo, lo que te apetezca con una buena cerveza. Está genial de precio, y para quitarte el antojo de algo a la brasa en un segundo es un sitio que está muy bien.

Localización: Calle Meléndez, 13, 37002

11. EL MINUTEJO

Si una zona tiene fama en Salamanca por sus tapas es Van Dyck. Este sitio de tapeo está genial, súper bien de precio, súper rico, y con un montón de ambiente. Se llena rápido así que ya sabes lo que hacer.

Localización: Calle Van Dyck, 55, 37005

12. El RUFOS

Misma zona, mismo estilo. Se tapea genial, típicos platos españoles, huevos rotos con jamón, buena carne, tostas.. lo que quieras.

Localización: Paseo del Doctor Torres Villarroel, 42, 37005 Salamanca

Ahí lleváis 12 sitios que me encantan. No he puesto ningún restaurante como tal, quería poner más cafterías y sitios donde tapear que restaurantes porque creo que es el mejor rollo cuando sales por Salamanca. Si venís a visitarla, no dudéis en probar alguno de estos, espero que los disfrutéis tanto como yo.

Alguna duda, preguntadme.

Ana

Tell them I was the warmest place you knew, and that you turned me cold.

Processed with VSCO with f2 preset

Ella era un chica con las que había que llevar cuidado. Era una bomba de sentimientos, una mezcla de impulsividad constante. Muchos pensaban que era un lío, que el rompecabezas era demasiado complejo para querer resolverlo. Pero era el tipo de chica con el que podías ser tú mismo. Podías dejar que tu tinta fluyera y se colara entre sus piezas. Las mentes la deleitaban, los pensamientos, las ideas se convertían en adicción para ella.

No necesitaba copas, ni cigarros, ni pastillas..sólo conseguías atraparla si conseguías estimular esos cables eléctricos de alta conexión que tenía dentro de sí. Las conversaciones que tenías con ella las convertía en poesía. Se aburría demasiado fácil, necesitaba salir corriendo cada cierto tiempo para reencontrarse a sí misma. Y a su marcha, dejaba siempre vacío.

No se abría con cualquiera. Costaba arañar sus paredes, derribar esos muros de piedra. Podías tener su veinte, su treinta por ciento, pero siempre analizaba tus reacciones conforme iba dándote más. Sus ojos escondían fieras, fieras que aguardaban cualquier ataque. Estaba siempre lista para que la intentaran dañar. No confiaba en nada, ni en nadie, ni siquiera en ella. Huía de los sentimientos vacíos, de los besos que había en los parques, de las canciones que tanto provocaron sus lágrimas. De todo lo que le recordara lo que fue.

Huía de todo aquello porque ya no era lo suyo. La llama interna de su corazón se debilitaba cada día, conforme más se reconstruía a sí misma, más fría sentías su mirada. Ya no quedaba calor dentro de sí. Era el tipo de chica con el que disfrutabas la tormenta que se producía en su mente, disfrutabas de esa salvajez, querías verla en su esplendor, expandirse, querías verla dar todo hasta que se quedara sin nada. Para luego marcharte.

Era ese tipo de chica.

¿Nos vamos de Séneca?

tu

Después de casi 7 meses de Séneca, he reunido distintas razones por las que recomiendo esta experiencia a cualquier estudiante universitario. Lo primero de todo, por si alguien no lo sabe, un intercambio Séneca o Sicue consiste en un programa de movilidad dirigido a los estudiantes de las universidades españolas. Es decir, te permite cursar una parte de tu grado en otra universidad española con reconocimiento inmediato de los créditos cursados en la universidad de destino que elijas.

Entre las razones por las que solicitaría una Séneca, destacaría las siguientes:

1. ESPAÑA

Suficiente con leer esa palabra. Tenemos la suerte de vivir en un país con una diversidad increíble dependiendo de cada ciudad. Ya sea paisajística, gastronómica o meteorológica. O incluso dependiendo de la gente. Tienes un amplio abanico de ciudades dónde elegir lo que te gustaría más.   

Puedes optar por una ciudad costera, por vivir en la capital, por el norte, por el sur, como si te apetece probar la vida en una isla, tienes para elegir. Vale que a veces nos sintamos cansados de nuestro entorno, pero eso no significa estar cansado de tu país, lo cierto es que es tu ciudad, la vida en otra puede ser completamente distinta, no tienes que irte a China con tal de vivir nuevas experiencias, puedes tenerlas tan solo a unos kilómetros.

2. Mismo plan académico

Pensarás “que tontería” pero no, pregúntale a los erasmus, los malabares que hay que hacer para que te convaliden asignaturas, que intenten cuadrar los créditos o los contenidos de una universidad a otra, un poco desastre. Al menos eso es lo que sucede en mi carrera, del resto no tengo mucho que opinar porque no sé mucho del tema. 

Pero lo bueno de la séneca es que posiblemente te coincidan las asignaturas de cada curso, los contenidos sean similares, y en los créditos te hagan un poco la vista gorda. En resumidas cuentas, es más sencillo que encajen las titulaciones.

3. Distinta universidad

Si sólo te interesa el ambiente, o el estilo de vida de una séneca, pasa al siguiente punto, pero considero que conocer otras universidades españolas es muy interesante. Podrás comparar el nivel de exigencia, el profesorado, las prácticas, los horarios, los exámenes, las ventajas o desventajas que cada universidad conlleva. A mí me ha servido para comprobar sobretodo el nivel de exigencia en cada una de ellas, y también el tema de las prácticas.

4. El ambiente

Aunque te vayas a la otra punta del país, no deja de ser España, y no dejas de estar rodeada de españoles todos los días. ¿Qué significa eso? Que cosas como el aperitivo, el salir a tomarte una cerveza por la tarde, irte de tapeo y acabar saliendo de fiesta son cosas muy españolas.  Nosotros tenemos una forma de ver la vida más relajada y alegre, ya sea por cómo somos los españoles, o por nuestra forma de expresarnos. O quizá soy yo, que me gusta mucho el ambiente español, como en casa, en ningún lado.

5. Las amistades

He hecho amigos de distintas ciudades tales como  Logroño, Zamora, Burgos, Sevilla, Cáceres, La Coruña, Las Palmas, Menorca, Málaga, Valencia, Salamanca, Santander, Badajoz, Ourense…y la lista continúa. Te da la oportunidad de conocer muchas cosas de esos lugares, de poder visitarlos, comparar comportamientos, etc. Al menos yo he aprendido mucho de las formas de ser de cada Comunidad Autónoma, al igual que muchas palabras que en el norte se dicen de una forma y en el sur de otra.

Aunque dividamos España en norte-sur, los castellanos no tienen nada que ver con los riojanos (esa va por Julia) Ni los cántabros con los vascos, ni los gallegos con los asturianos. Hablo desde la perspectiva que yo tenía de los del norte.  Cosas de los caracteres que yo desconocía, pero que al conocer a tanta gente y convivir con ellos terminas aprendiendo.

PD: La visita del fin de semana, o la del ‘Este verano espero que vengas a visitarme’ no falta nunca. Si haces buenos amigos, te aseguro, serán para toda la vida, aunque vivan en la otra punta de España. Si hay que aguantar 12 horas de bus, frío polar, lluvias torrenciales, calor inhumano o acentos indeseados (va por Laura y Celia) se aguantan. Todo sea por reunirte con ellos.

6. La ciudad y las escapadas posibles

Ya que eliges una ciudad nueva, aprovecha para conocerla bien y moverte por la zona. O practicar alguna actividad que la universidad te ofrezca. La gracia es probar un montón de cosas distintas, y moverte el máximo que puedas. Con conocer bien la ciudad, me refiero a todo, tema turístico, artístico, gastronómico, cultural, etc. Por conocer que no falte.

7. No tengas miedo a irte solo

No vas a estar sólo. Eso pensaba yo, pero me he encontrado con 180 sénecas más en Salamanca que llegaron con las misma incertidumbre que yo. Y si no conoces a sénecas, conocerás a erasmus, y si no, tranquilidad. Conocerás gente en la universidad, en el piso, en academias, actividades, de cañas, de fiesta, donde haga falta. Mientras vayas con actitud de conocer gente, conocerás a muchísima. Y con suerte, harás grandes amigos, y los de tu propia ciudad podrán venir a verte, y os pegaréis la fiesta todos juntos.  Los de allí con los de aquí, y sin darte cuenta, habrás vivido una de las mejores experiencias de tu vida.

8. La experiencia

No te lo pienses dos veces, sólo se pasa una vez por la universidad, y si tienes la oportunidad, plantéatelo. Ya sea un cuatrimestre, el año entero, unas prácticas o el TFG. Lo que sea, pero no te quedes con las ganas, que la mayoría de cosas de las que nos arrepentimos, es de todas las que no hacemos. Irte de casa no es sólo conocer gente nueva, salir de fiesta o vivir en otra ciudad, significa abrir la mente, crecer, evolucionar, invertir en ti mismo, conocerte mejor. Aparte de todas las ventajas que irte de séneca conlleva, para mí, las más importantes son estas últimas.

Cualquier duda que queráis preguntar podéis comentarla, yo estoy encantada de estar viviendo esta experiencia increíble y me encantaría resolver cualquier tipo de duda que tengáis.

Ana.

Maldito Viernes 13.

eiffel-tower-tumblr-black-and-white-ssbv1xv5

He pasado la noche durmiendo pero sin dormir.

He estado imaginando cómo sería despertarse, sabiendo que han matado a tu hijo.

He despertado, imaginando cómo sería no volver a ver a tu hermano entrar por la puerta, que mamá y papá dijeron que no volverían muy tarde.  Despertar sin el amor de tu vida, que tu amigo ya no está, ni tampoco pudiste despedirte de tu tío, primo o abuelo.

París explotó anoche y sólo me pregunto, cómo sería, no volver a ver esa sonrisa nunca más. Saber que ya no va a volver.

Hoy he accedido dos veces a Facebook, no he tenido valor para más. Ha sido el muro mundial de lágrimas, apoyo, desconcierto, rezo y críticas. He visto vídeos que han terminado en sollozos, he leído textos que me han vaciado por dentro, imágenes que no olvidaré nunca.

Me he sentido sin norte.

Entonces ,he mirado un mapa y he dividido entre Occidente y Oriente. Y me he puesto a pensar otra vez. Cómo corremos el velo, cuando se trata de esos países, que para nosotros están tan lejos. Cuando se trata de Siria. Cuando la semana pasada murieron 95 personas en un atentado terrorista en Ankara, Turquía. Cuando ayer por la tarde hubo otro ataque terrorista en el Líbano que causó 43 muertes y 235 heridos.

Están ”lejos” de nuestra burbuja, de nuestro mundo. La sangre derramada no nos manchaba, hasta que, anoche, terminó salpicando al corazón francés. De repente, el mundo se asusta, se siembra el pánico por las mentes. Se vacían las calles de París.

Y me doy cuenta de que soy París. Pero también soy Ankara, El Líbano y Siria. Me doy cuenta de que sólo soy humana. Que mi religión, ideología y origen, no definen quién soy yo. Que si soy cristiana, también soy musulmana, judía y budista. Porque soy creyente. Porque las religiones son una fuente de amor, y porque el amor no entiende de razas, ni de dioses, ni de armas.

Hoy más que nunca, no pierdo la esperanza. Hoy más que nunca, no pierdo la fe en la humanidad. Y hoy más que nunca, creo. Creo, en los jóvenes de todos los países, creo en que, sufrirlo a esta edad es suficiente para protagonizar un futuro mejor. Creo, en que algún día aprenderemos a escuchar para entender y no para responder. Creo, en que seremos capaces de caminar por nuevos senderos, nunca antes explorados. Creo, en que encontraremos nuevas soluciones. Creo, en que no nos conformaremos e intentaremos cambiar lo que no nos gusta. Creo, en la paz. En nosotros. En la humanidad.

Un tiempo sin ser instantánea

La semana pasada me di cuenta de lo que había llegado a aborrecer Whatsapp. El tener que comunicarme con distintas personas a diferentes horas en un mismo día. Los tropecientos mensajes que llegaban de diferentes grupos, el doble tic azulado, las últimas conexiones. Mirar la pantalla pausadamente mientras lees “escribiendo…” como si fuera la espera en la consulta del dentista.

La adrenalina que podían sentir mis dedos a la hora de enterarme de algo por parte de una amiga, la pereza que podían sentir cuando tenía que responder algún mensaje que no me apetecía o la impotencia que podían sentir al leer un comentario de mal gusto. Todo se transmitía a través de mis pulgares. Con mayor o menor intensidad, eran los autores de mis pensamientos.

Pensamientos que quizá se moldeaban de una forma pero no llegaban igual al teclado, así sin más, en el momento de rabia y furia había enviado un mensaje del que no me sentía dueña. Traicionada por la típica tromba de palabras que surge en tu cabeza , que luchan por salir todas a la vez y que al final son seleccionadas por los 2 dichosos pulgares.  Carecía de sentido hablar, bueno, escribir a la vez. Y ahora que caigo, ¿por qué decimos “Hablar por Whatsapp“? Cuando se trata de cartas, de mensajes escritos… No usamos el verbo HABLAR, y si lo hacemos no es correcto. Aunque puede que a día de hoy queramos auto convencernos de que de verdad “hablamos” por ahí.

No tenía sentido tampoco que escribiéramos a la vez, si estuviera tomándome un café con una amiga y me contara su vida mientras yo le estoy contando la mía , comunicación habría bastante poca, por no decir nula, ya que no sería capaz de entender lo que dice. Se necesita un emisor que emita y un receptor que reciba, cada uno con su turno. 

Estaba el caso también de malinterpretar algunas palabras que habían sonado peor de lo que pretendían, cuanta menor longitud , más cortante, los puntos al final de la frase, los odiosos OK… Mensajes con los que nos sentimos identificados y que reconozco, algunos han sido escritos a propósito. Quizá no iban directamente a hacer daño, puede que fueran una forma de cerrar la conversación. De pasar del tema , de cansarte y decir, ya. Sin embargo, con la intención de atarle los pulgares al del otro lado de la pantalla, posiblemente provocáramos el efecto contrario. En vez de tirar un cubo de agua al fuego encendíamos la mecha. 

Entonces, todo hace Boom, estalla. Llegan mensajes por segundos, 5, 7, 12… Se sueltan cosas sin pensar, se hace daño, todo se engrandece por unas simples palabras. Desembocando en un final bueno con suerte, o en uno en el que se necesita 2 o 3 días para volver a entablar conversación. A eso reducimos la disputa. 

El caso es que en Whatsapp los finales no existen, siempre cada uno llevará colgado una cesta a la que podremos lanzarle palabras, emoticonos o fotos. Sin límite de capacidad ni de caducidad. Una cesta repleta de historias, tonterías, planes, imsomnios, enfados, reconciliaciones, cotilleos, dudas, deseos, secretos. Una cesta repleta de te quieros que nunca se han pronunciado, de besos que no se han dado, de perdones que no se han pedido. Una cesta infinita, una garantía de que aquellas personas siempre van a estar ahí , esperando para responder. 

Es un gran invento pero es triste a la vez. Cada vez perdemos más el sentido de lo que es ser realmente seres sociales. Los efectos que nos produce estar de cara a otra persona. El sonido de una voz, la absorción de contenido, la mejor formulación posible de estructuras gramaticales, el estallido de una carcajada, las pausas, los acentos. El arte de la ironía, del tonteo, de querer pillar al de en frente. Aquellas cosas que nos hacen únicos, que denotan que cada forma de expresarse es diferente. Si tuviera que hacer balance entre pros y contras, desde mi punto de vista , reuniría más contras. 

Por eso he decidido estar un tiempo sin ser instantánea. Unos días, unas semanas o unos meses, aún no lo sé. Llevo 8 días por ahora y la verdad es que estoy de lo más tranquila. Los días son más largos, las esperas más aprovechadas. No espero que nadie responda, ni tampoco me planteo escribirle a nadie.

  Cuando hay una “urgencia” siempre recibo una llamada, o quizá algún sms como cuando erámos treceañeros. El oír esa voz tan cercana avisándote de planes interesantes, que directamente te digan una hora y un lugar sin tener que pasar por los doscientos treinta y dos mensajes que se mandan por un grupo para ponernos de acuerdo. Da gusto encontrarte a un amigo de la infancia en un bar, sin saber que iba a estar ahí porque no te lo ha dicho o lo ha dicho por Whatsapp. Quedar con amigas tras un semana sin saber de ellas y que tengan muchas muchas cosas que contarte, con gestos e imitaciones incluidas saboreando el sabor de un buen café un domingo por la tarde. Expresiones, sonrisas, miradas que hacen tan valioso el momento. 

No es un adiós a Whatsapp definitivo , es una prueba, una desconexión temporal. Contaré cosas conforme pasen los días, a ver cómo va desarrollándose el experimento por así decirlo. Sin más que añadir, os animo a disfrutar 7 días sin tener Whatsapp y añadirle un poco de magia a vuestra rutina.

¡3 bebidas refrescantes!

Ahora que hace tanto calor lo que más apetece es algo muy frío. He cogido algunas ideas de varios libros de recetas y la verdad es que estas bebidas están súper ricas. Se caracterizan por estar básicamente formadas por agua, frutas y algún edulcorante natural.

1) Frelima

Ingredientes: 

Fresas

1 vaso de agua grande

1/4 de ázucar moreno diluido en agua

Chorro de media lima

Hojas de hierbabuena

Elaboración: 

Batimos todos los ingredientes menos los hielos. Destrozamos la hierbabuena en el fondo del vaso con un poco de lima. Una vez preparada la mezcla, lo servimos en un vaso, le añadimos los hielos, rodajas de lima, trocitos de fresa y listo!

2) Piña-coco

  Ingredientes : 

1/4  vaso zumo piña

1 vaso agua de coco

Rodajas de piña

Hielos

Elaboración: 

Mezclamos los líquidos, añadimos los hielos y la piña en rodajas.

3) Frambocotón (Mi favorita)

Ingredientes:

2 rodajas limón

8 frambuesas

2 rodajas de melocotón

Menta

Hielos

1 cucharada azúcar moreno diluido en agua.

Agua

Elaboración: 

Usamos el recipiente donde vamos a servirlo, en mi caso una jarra, y cogemos un mortero o algo que os sirva para poder machacar las frutas en el fondo del recipiente. Echamos primero las 8 frambuesas, las machacamos y echamos 2/3 hojas de menta, volvemos a machacar para que saquen su jugo. Añadimos las 2 rodajas partidas a cubos de melocotón y volvemos a machacar. Posteriormente las 2 de limón, pero estas las sacamos y ponemos otras 2/3 de menta. Como último paso, añadimos el azúcar diluido y ya servimos con el resto de agua y los hielos.

Buenísima.

Let’s fly away

People tend to hate airports. Hate waiting , delays or rushing. Even there are people that would never get on a plane if they had another option. 

 I love airports. Most than planes and the feeling of flying. I love waiting while having a coffee and seeing people moving. Some of them nervous, others excited and others off to work with a serious expression. Thinking that one of them could be in Japan, Hawaii, or Iceland in x time. I love talking to strangers by accident and being surprised about their destination . I love seeing  pilots walking through different gates as a normal day. I love the sound of that female voice that warns you where you have to go to get your plane. I love reading magazines while observing how planes are getting ready. I love boarding cards, the hectic sound of wheels and the immenseness of an airport. I love its silence, when it doesn’t sleep at night and when it wakes up. I love seeing real kisses, hearing goodbyes and feeling those tears. 

Airports are beautiful.