Cómo sacar tiempo para todo lo que quieres hacer.

 ”Está todo conectado. Tus virtudes, tus circunstancias, tu vocación, tus imperfecciones, tu camino, tu destino. Están formándote.

Crece en tu propio proceso”

Processed with VSCO with c6 preset

 Para poder hacer todo lo que queremos primero tenemos que ser conscientes del tiempo que tenemos y tomar control sobre él de forma que logremos nuestros objetivos.

Puede ser que sientas que el día no tiene suficientes horas pero lo cierto es que la organización en la vida es esencial. Tanto para el ámbito profesional como para el personal. Los objetivos se logran a base de acciones que tienes que planear de forma previa.

1. Encuentra un día para organizarte.

El Domingo es el día de la semana que aprovecho para organizarme.  Establezco prioridades, fechas límites y tiempo libre. Me hago un plan visual de toda la semana de forma que sepa lo que tengo que hacer y pueda anticiparme a ello.

Me organizo las comidas, los entrenamientos que quiero hacer, las clases que tengo, las horas de estudio que me toca llevar a cabo y de qué forma me gustaría disfrutar de mi tiempo libre.

Cada persona es un mundo con un horario, personalidad y reloj interno diferente por lo que es importante que te organices en torno a lo que funciona mejor para ti.

”A Sunday well spent brings a week of content.”

Processed with VSCO with c6 preset

 

2. Reducir el tiempo de distracción.

Entre Instagram, Facebook, Netflix, Youtube y Whatsapp perdemos mucho tiempo. Sí que es cierto que son una forma de desconectar pero estamos en contacto con ellas durante todo el día y la mayoría de veces suelen distraerte de lo que tienes que hacer.

Como consejo personal, intento no meterme en ninguna hasta que ha pasado la mañana. En mi caso la mañana es la franja más productiva del día por lo que prefiero no utilizarlas y aprovechar bien esas horas al máximo que pueda.

Si reduces el tiempo de distracción o lo centras en una parte concreta de tu día tendrás mucho más tiempo para hacer cosas que tienes o quieres hacer.

3. Focaliza tu atención en lo que estás haciendo.

dd4202c8b0d2d09e1f61533bf2ba91b0

¿Qué quiere decir esto? Que si haces algo pongas el 100% de tu atención en ello. Si estás leyendo, aprovechas la lectura. Si estás con tus amigos, estás con tus amigos. Si estás en clase, aprovechas la clase. Si estás estudiando, estás estudiando.

Es mucho más eficiente estar en una cosa y centrarte en sacar el máximo partido que estar en 3 al mismo tiempo. Lo más seguro es que al final no estés en ninguna o que no hagas lo que tenías que hacer en un principio.

4. Las listas son tus mejores aliadas.

No hace falta que sean en papel, puedes hacerlas en las notas del móvil. A mí me gusta preguntarme cuál sería mi día o semana ideal de forma que organizo para acercarme lo máximo que pueda.

Para mí un día ideal en la etapa de vida que estoy viviendo ahora mismo se compone de clases, estudio, deporte, comida sana, tiempo libre y tiempo para mí. Divido las cosas que TENGO que hacer sin excusa como ir a clase, estudiar, hacer alguna redacción y las cosas que QUIERO hacer como hacer ejercicio, comer sano, aprovechar mi tiempo libre para quedar con algún amigo y el tiempo para mí como leer, escribir en el blog, etc.

Una vez que visualmente tengo escrito todas estas cosas las emplazo en su día. Obviamente puede surgir algún obstáculo y toque improvisar pero la disciplina es clave; no hay nada más gratificante que haber hecho todo lo que querías hacer.

Processed with VSCO with c6 preset

5. Encuentra el equilibrio entre lo que tienes y te gusta hacer.

Es clave encontrar el equilibrio. Es importante que cumplas con tus obligaciones pero encuentra tiempo también para ti y para socializarte. No abuses ni de una cosa ni de otra.

Al final lo importante es que seas feliz con la vida que tienes. Si tu día a día te amarga o no te motiva, cámbialo. Prueba cosas nuevas, una rutina distinta, busca lo que se adapte mejor para ti. El único responsable de la vida que estás viviendo eres tú. Nadie va a hacer nada por mejorártela. Depende únicamente de ti.

Estos son los consejos que yo he encontrado útiles para organizarme mejor, si alguno tiene alguno más, soy toda oídos.

Que paséis una feliz semana.

Ana ♥

8 consejos para tener una buena época de exámenes.

El mes de Enero para mí como para muchos es un mes odiado que consiste en numerosas horas estudiando, agobios, estrés y ganas de tirar los libros por la ventana. Hablando desde mi experiencia soy una persona a la que los nervios afectan más de lo normal.

Quiero recalcar que cada persona es un mundo distinto  y que cada uno estudia a su manera. Yo sólo puedo hablar desde mi experiencia propia, de cómo he llevado la época de exámenes hasta ahora. :3

En otros años he llegado a pasar momentos muy malos por los exámenes, me salían eccemas en la piel, casi no podía comer, me dolía la barriga, tenía mareos o nauseas continuos, me costaba mucho dormir.. acababa agotada psicológicamente.

Podéis pensar que es exageración pero lo cierto es que a veces poco puedes hacer contra eso, tener el peso de una asignatura muy densa sobre tus hombros sabiendo todas las horas de esfuerzo dedicado y el miedo a suspender pueden ocasionar momentos desagradables.

Dicho esto y a raíz de que comprendí que no podía permitir que los nervios provocaran ese malestar he ido aprendiendo con el tiempo cómo controlar el estrés introduciendo hábitos durante exámenes que han hecho que lleve la situación de forma mucho mejor. Y espero que os ayuden como me ayudaron a mí.

 1.  PREPARAR SNACKS SANOS Y CENAS.

Si algo no puede fallar durante exámenes es la buena alimentación. En serio, no sabéis lo IMPORTANTE que es esto. Basar la dieta en azúcares, ultra procesados o comida rápida es lo peor que puedes hacer.

Aunque sea lo ”fácil”, yo tardo 15 minutos el Domingo en organizarme los snacks de la semana. Ya sea si estudio en la biblio que solo tenga que meterlos en la mochila antes de irme o si me quedo en casa. No hay mejor forma de reponer energías que de forma sana. Nueces, manzana, arándanos, bocadillo de cereales completos, plátanos..

Processed with VSCO with c6 preset

 

 

 

Processed with VSCO with c6 preset

2. SALUD MENTAL

Durante exámenes somos más vulnerables mentalmente. Si algo no te sale bien parece que el mundo se cae. Si suspendes un examen te entra un bajón de los gordos. Te puedes obsesionar con los resultados, si un día estás desconcentrado ya sientes que todo va mal, que estás perdiendo el tiempo y así.. la lista continúa.

Es normal sentirte así pero tienes que ser tú el que te saque de ahí. Es importante sacar tiempo para relajar la mente, para no pensar en nada y olvidarte de los apuntes. Al igual que el cuerpo descansa, la mente también lo necesita. Es un equilibrio. Busca algo que consiga relajarte, sal a correr, da un paseo, habla con algún amigo, ve una serie.

Es clave mantener la mente calmada si quieres llegar a la meta. Los exámenes no se resuelven en un sprint, son casi 4 semanas. Encuentra el término medio en tu día a día y no permitas que el estrés pueda contigo.

 

3. ¡HAZ EJERCICIO!

No se me ocurre mejor forma de liberar el estrés y el mal humor que sudando. Una hora de ejercicio para sentirte liberada. Después de tantas horas sentado sin que la sangre circule me sienta súper bien salir a andar, a correr o hacer alguna tabla de ejercicios en casa. Es una forma de activarte, de liberar endorfinas y de sentirte feliz durante exámenes.

Processed with VSCO with c6 preset

 

4. DUERME

Qué tentador parece a veces estudiar de madrugada porque así sientes que tienes más horas, que el examen va a salir mejor… Pues no. Al contrario, la falta de sueño a la larga juega muy mala pasada. Tanto en tu estado de humor, como en el cerebro, la piel…organiza bien el tiempo y duerme de 7/8 horas diarias. El descanso es clave para el buen rendimiento tanto físico como mental.

5. CUIDADO CON LOS OJOS

A veces me paso alrededor de 12 horas al día mirando folios, el ordenador.. súmale el móvil. Si tienes problemas en la vista, como es mi caso, asegúrate de llevar la graduación correcta. Cuidado con llevar gafas con más graduación de la que necesitas para leer o estudiar porque a mí me aumentó debido a eso.

Si usas lentillas, no seas animal, por favor y usa las gafas. Usar lentillas para estudiar en época de exámenes debería ser un crimen. Cuida de los ojos, sufren mucho, si se te secan, cómprate alguna solución en la farmacia e intenta no forzar la visión. Buena iluminación, descansos y horas de sueño.

6. RODEÁTE DE GENTE QUE TE APOYA

Creo que es de los consejos más importantes.. a mí me sube el ánimo hablar con cualquiera de mis amigos por eso. Si me ven desanimada me sacan alguna sonrisa, me repiten que puedo con todo, que cada vez queda menos..

Sé de ese tipo de personas. De las que apoyan, sonríen, animan, los exámenes ya dan asco de por sí, no seas el típico que va quejándose de todo, llorando por las esquinas con cara de perro 24/7. Con un poquito de actitud las cosas cambian.

7. APRENDE A ADMINISTRAR EL TIEMPO

Estudiar es importante pero encuentra tiempo para hacer lo que te gusta. Sal con amigos, haz deporte, leer.. Conoce tu horario y oriéntate en base a ello. Si estudias mejor por la mañana deja la tarde para hacer cosas que te gustan, si es al contrario, utiliza la mañana. No hay nada escrito pero tienes que saber con qué método consigues mejores resultados.

8. CREE EN TI

En serio, confía en ti. Puede que no te lo sepas todo a la perfección pero has estudiado, has invertido tiempo, esfuerzo, piensa en positivo. No sólo de cara a los exámenes sino de cara a un futuro, cree en tu trabajo porque nadie va a hacerlo por ti.

A la gente, al profesor que te examina le va a importar muy poco lo que hayas estudiado, si te esfuerzas que sea por ti, por aprender, por ser una persona competente el día de mañana. No estudies por una nota, ni por un examen, no te obsesiones con el resultado, en vez de eso, disfruta el proceso y crece dentro de él.

 

 

 

Cómo encontrar el equilibrio

¡Hola, chicos!  Como hemos empezado un nuevo año hoy os traigo una entrada que espero que sea útil. Parece que tiene que empezar el año para hacer un montón de cosas nuevas pero en mi opinión, cualquier día es suficientemente bueno para mejorar en pequeñas cosas.

Por ello, me apetecía empezar una nueva sección en blog, algo que tiene que ver mucho conmigo, escribir sobre algo de lo que a mí me gusta mucho hablar, pensar y buscar métodos para mejorar:

¡EL EQUILIBRIO!

Quería hablar de lo importante que es encontrar tiempo para todo en esta vida pero sobretodo enfocándome en el día a día. A veces parece que llevar todo en orden es desesperante:

Ir a clase, comer sano, estudiar, hacer prácticas, pasar apuntes, hacer deporte, hablar con tus amigos, tener vida social, ver a tu familia, dormir, ver esa serie que tanto te gusta, quedar con tu pareja, escuchar a tu amiga contarte por quinta vez que ha olvidado a su ex, ir a comprar el regalo de tu tía segunda o ir a probarte ese vestido en Zara tan mono que viste la semana pasada. Tienes mil cosas que hacer y horas limitadas por lo que te planteas hacer de todo en un día.

A lo que lleva gráficamente a esto:

c550efc1a7dd3f4cfeaaf74f01807fc2

Te planteas hacer muchas cosas, terminas sin hacer nada o haciendo un 10% de lo que tenías pensado definiéndote de esta forma:

366308d0d7a97cf86a612f1557a4368b

No te preocupes, no eres el único porque a mí también me pasa. Quiero hacer todo, llevar todo en orden y a veces acabo bloqueándome, tirada en la cama viendo mi vida pasar. PERO no pasa nada… porque para eso estoy escribiendo, para eso tengo un blog y para eso pruebo cosas nuevas que me ayuden a ser más productiva.

Bien, empecemos con el primer paso. Vamos a hablar de los ‘HÁBITOS’. Estos actos que realizas en tu día a día como si fueran un ritual sagrado, ahora dirás, ‘No, Ana, yo no tengo hábitos..’, pero he de decirte que sí los tienes, aunque no te des cuenta de que lo sean. El ir a clase todos los días es un hábito, el levantarte a la misma hora es un hábito, el sacar a pasear a tu perro es un hábito, el lavarte los dientes/ducharte es un hábito..y la lista continúa.

Pues bien, quitando la obviedad de los hábitos recién mencionados, que espero que cumpláis día a día (por lo menos el de ducharos/lavaros los dientes…) los hábitos los creamos nosotros, se dice que se tarda 21 días en crear un hábito nuevo, una vez que se crea, el cuerpo automáticamente se dispone a ello.

EJEMPLO: Si te levantas a la misma hora todos los días durante un tiempo, llegará un punto en el que no te de pereza levantarte, el cuerpo termina acostumbrándose.

Lo que quiero decir yo es que no se necesita ser SUPERMAN ni SUPERWOMAN sino crear pequeños hábitos que a largo plazo consigan resultados. Como me gustaría explayarme en cada uno de esos hábitos voy a dividirlos en entradas en forma de capítulos.

Iré publicando pronto.

Ana.