Cómo quererte a ti mismo.

Love yourself first and everything else falls in line. You really have to love yourself to get anything done in this world.”

Processed with VSCO with m5 preset

Diseñar un vida bonita empieza con el amor propio. El amor propio cría la seguridad en uno mismo, el valor que tienes, el respeto a tu persona y el perdonarse a uno mismo. No subestimes el poder que tiene.

Tantos años de educación, de ir a clase, de estudiar y nadie nos enseña en qué consiste el amor propio. Posiblemente sea la cosa más importante que tengamos que aprender para ser felices y es nuestra total responsabilidad construir dicha relación de amor con nosotros mismos.

1. Hacer una lista de todas las cosas que te gustan sobre ti mismo.

Coger papel y boli y escribir todas esas cosas de las que te sientes orgulloso. Esos rasgos de personalidad que te hacen ser tú o esas cosas que disfrutas siendo. Sé que esto puede ser difícil para algunas personas porque no sabrían qué escribir, si no se os ocurre nada siempre podéis preguntar a vuestros padres o amigos qué cosas les gustan sobre vosotros, estoy segura de que alguna que otra respuesta os sorprenderá.

Ejemplo: ”Mi alegría, mi preocupación por los demás , mi amabilidad, mi color de ojos, mi pelo.. etc” Pueden ser las cosas que queráis.

2. Hacer una lista de tus defectos o cosas que no te gusten sobre ti.

El porqué amarte a ti mismo reside en saber quererte en tu totalidad. Tanto por tus cosas buenas, como por tus cosas malas. Saber apreciar tus virtudes o puntos fuertes y saber llevar tus defectos o puntos débiles. Eres un ser humano con imperfecciones y eso es lo que te hace auténtico. No hay nada malo en tener defectos porque todos los tenemos y la gente a la que más quiere también los tiene y no por eso dejas de quererlos.

Mientras hagas esta lista puedes sentirte decepcionado, o puedes tener la tentación de juzgarte a ti mismo pero deja esos sentimientos negativos a un lado. Termina la lista escribiendo ”Tengo estos defectos/imperfecciones y me quiero igualmente, con lo bueno y con lo malo.”

3. Subir de nivel el cuidarte a ti mismo.

Con esto quiero decir que hagas lo que tengas que hacer para sentirte increíble contigo mismo. Puede significar hacer deporte, vestir bien, comer sano, escuchar música… En mi caso empezar el día con un buen desayuno, cuidarme la piel, arreglarme me hacen sentir súper bien.

Me he dado cuenta que cuando paso de la ropa, me pongo lo primero que veo, no me siento igual de bien. Me gusta arreglarme, maquillarme un poco, mirarme en el espejo y sentirme guapa. Esto es algo personal mío que a mí me hace sentirme de esta forma. Quizá un domingo me apetece ir con la cara limpia sin una gota de maquillaje y me siento igual de bien. Son cosas que cada uno tiene que tantear.

4. Para de compararte con los demás.

Para las chicas, no caigáis en la trampa de comparaos con otras, sé que es difícil teniendo en cuenta la gran presión social que tenemos sobre nosotras en la sociedad actual pero en serio, esto no es una competición. Esa chica no es mejor que tú por ser más delgada, por ser más guapa o por ser más inteligente. Cada uno de nosotros tenemos un camino propio, distinto al de al lado, con nuestros propios obstáculos y adversidades a las que debemos enfrentarnos.

Por muy bonito perfil que tenga esa persona en las redes sociales no sabes las inseguridades con las que tiene que lidiar en su día a día. Cada uno tenemos nuestras batallas internas y no es justo compararte con otro. En cambio, aprende a resaltar lo bonito de otra persona y no tengas miedo a hacer cumplidos. ”Qué pelo tan bonito tienes” ”Esos vaqueros te quedan súper bien”

5. Utilizar afirmaciones positivas.

Aquí va a entrar en juego la psicología. Cuando mides tus palabras, controlas pensamientos, cuidas lo que pasa por tu mente irradias luz hacia fuera. Me explico: Una persona que se pasa el día quejándose, que no se siente feliz con lo que hace, que dedica su tiempo a pensar mal sobre los demás transmite eso mismo hacia quiénes les rodean.

Es importante saber diferenciar entre decir ”Soy un inútil, no sé hacer nada” a decir ”Posiblemente tenga que dedicarle más tiempo”, ”Esto no me sale” vs.”Voy a probar otra forma”. Son sólo ejemplos pero lo que pensamos tiene gran repercusión sobre cómo nos sentimos. Es importante intentar plantear todo desde un lado positivo e ir hacia delante, de la otra forma sólo nos estancamos.

6. Tener una libreta de gratitud.

Esto posiblemente os resulte raro pero lo cierto es que a mí me ayuda mucho. Consiste en tener una pequeña libreta donde escribir todos los días las cosas por las que te sientes agradecido o afortunado. Una persona agradecida es una persona feliz. Es un persona que valora lo que tiene por muy insignificante que sea y se preocupa por cuidar lo que tiene.

Desde lo más sencillo como ”Tengo brazo, ojos, piernas, oídos..” a ”Tengo agua, comida, estudios, posibilidades, gente que me quiere..”. Esto te hace ser más consciente de la vida que tienes y te impulsa a crecer dentro de ella. Cuanto más aprendas a agradecer las cosas que tienes más plenitud sentirás en tu vida.

En mi opinión es muy poco probable que una persona que siga un tipo de ejercicio como este sea infeliz, ser consciente de todas las cosas buenas y bonitas que tienes en esta vida es el camino a sentirte completo.

Pues bien, esto es todo por ahora, chicos. Cabe resaltar que el proceso de aprender a quererte es un proceso lento y con obstáculos, piensa que estás construyendo una relación contigo mismo y es la relación más importante que vayas a tener a lo largo de tu vida. El amor propio es la base para cualquier otro tipo de amor y es nuestra decisión construirlo y mantenerlo.

Espero que os haya gustado, feliz semana.

Ana ♥

En un minuto puede cambiar todo.

No somos dueños de nuestro final. No sabemos nunca lo que ocurrirá mañana, si volveremos a reír, si volveremos a despertar o si llegaremos a dormir una noche más. Todo parece que va bien, los días van pasando, usamos relojes para ordenar nuestras vidas pero en verdad no valoramos el tiempo.

Tampoco sabemos valorar la calidad del tiempo. Conforme va pasando, ésta va disminuyendo, todo va envejeciéndose a pequeña escala: los músculos, los huesos, la vitalidad, los ojos, el pelo, la piel, las ganas… Las ganas también envejecen. La energía que tienes ahora será distinta de aquí a cinco años.

La libertad va estrechándose poco a poco: asumimos obligaciones, trabajamos, dejamos de tener tanto tiempo para nosotros mismos. Y luego, curiosamente cuando más tiempo y dinero tenemos menos fuerzas para disfrutar de la vida.

4628382b0bf1cf3d0f2e21c583bbd70a.jpg

Ayer me enteré de que en un minuto puede cambiar todo. Que puedes pasar de reírte en el sofá con tu familia viendo una peli un domingo por la tarde a que te digan que tienes un cáncer o que alguien a quien quieres tiene cáncer y te queda tiempo limitado. Da igual que sea mucho o poco, ya es limitado.

Cuando no valorabas que simplemente tenías tiempo ilimitado de primeras llega un día en el que tienes una fecha marcada. Surge algo que dificulta la calidad con la que respiras, hablas, ves, oyes o te mueves. Cosas que dabas muy por sentado porque llegaron gratis cuando naciste, que te han acompañado muchos años pero que en cuanto algo falla, la vida se derrumba y no dejas de preguntarte ”¿por qué yo?”

Por la misma razón que he escrito antes. Porque nunca sabemos lo que puede pasar el día de mañana.

Una vez que esta pequeña cosa falla me imagino que la única pregunta que me haría sería ”¿por qué no hiciste eso cuándo podías?”, y de ahí derivarían el resto con su propia modalidad ”¿por qué no bailaste más?”, ”¿por qué no quisiste mejor?”, ”¿por qué rechazaste tantas veces el salir cuando podías hacerlo?, ”¿por qué no te olvidaste un poco más de lo que tenías que hacer?”, ”¿por qué no distes más besos?”, ”¿por qué no probaste más cosas nuevas?, ”¿por qué no aprovechaste más tu tiempo libre?”, ”¿por qué no aprovechaste más en ver a tus amigos?”…

No podría dejar de formularme cada una de estas preguntas, ni siquiera puedo dejar de formulármelas ahora mismo.

Con esto quiero recordarme que los días están contados aunque no sepa cuál será el último. Que el tiempo con la gente que me quiere también es limitado. Que depende de mí aprovechar sacar partido a lo que tengo.

Que no depende de nadie más, que es deber de cada uno y que no esperemos a hacernos mayores para aprender a vivir, aprendamos día a día un poco más sobre esto. Que no llegue el día en el que en un minuto todo cambie y no pensemos más que todas esas preguntas sin siquiera poder reír de la misma manera.

”Sé tanto de ti que has perdido mi interés”

    He llegado a un punto en el que no sé para qué sirven las redes sociales. La definición más común sobre ellas es la de ”socializar’, estar en contacto con mucha gente pero vamos a ser sinceros. Voy a centrarme en una aplicación, Instagram, que es la que usamos los de mi edad y generaciones más cercanas a esta, edades desde los 13 años a casi los 30 y pico.

Instagram-new-logo

 

¿Qué le pasa al mundo?

En el caso de los chicos, selfies, fotos en el espejo, alguna de cuerpo, caras seductoras, foto con su pandilla, de fiesta o con el coche.

En el caso de las chicas, perfiles con selfies, maquilladas, fotos de cuerpo, fotos de ropa, de marcas, fotos con comida.. Soy partidaria de que cada uno publique las cosas que le gusten pero también con esencia y marca propia. Veo fotos del estilo de numerosas influencers, gente que plagia el pelo, la pose, la ropa o la foto, personas que aparentan ser algo que en verdad no son.

 

Y ahí está la palabra que resume la aplicación Instagram:

‘La apariencia

Estamos alimentando la falta de personalidad a base de la construcción de perfiles que no nos pertenecen. Perfiles alejados de lo individual, donde buscamos crear un impacto al que nos ve porque si no fuera así, ¿por qué publicamos fotos? Si publicamos fotos o vídeos es porque queremos que nos vean. Queremos que nos den likes, queremos que la foto salga a la luz de alguna forma, no queremos la foto para nosotros. Queremos la foto para que el exterior la vea.

¿Cuántas veces has repetido la foto porque no te gustaba cómo salías? ¿Cuántas veces te has hecho una foto pensando en subirla? ¿Cuántas veces le has hecho foto a un plato de comida en un restaurante? ¿Por qué quieres causar un efecto a una persona que te ve a través de una pantalla?

 

17f40406087bf3171ce98de11b77b47a

Te estás definiendo en una foto o en un perfil. Aunque pienses que no, una foto, un pie de foto da información sobre ti. Te estás limitando a una foto que encima no es tuya. Sales tú, sí, pero me atrevería a decir que no es tu foto más natural, sino que has cogido la foto en la que se te ve mejor o la que podría quedar mejor para Instagram.

 

¿Hablamos de las historias o instastories?¿Tan grave es el aburrimiento para estar pendiente de lo que hacemos todos? ¿Del 1 al 10 cuánto te importa la vida de la gente a la que sigues? Si cada uno de a los que siguen pudieran contarte lo que hacen por mensaje de texto lo que están haciendo, ¿les responderías?

”-Oye, tía, estoy de fiesta son las 3:00. Oye tía, sigo de fiesta, son las 4:30. Ya me vuelvo a casa, que son las 7:00. Me acabo de despertar, menuda resaca, 13:00. Vamos a comer lo que pille, te mando foto. 15:00. Peli y manta 17:00. Mi perro está durmiendo 17:30. Me voy de cervezas con mis amigas. Todos los quintos vacíos encima de la mesa, nos gusta mucho la cerveza. Me voy a hacer deporte, mis zapatillas molan mucho. Me siento orgullosa de haber hecho deporte, te lo cuento. A dormir, que menudo día llevo.”

Imaginaos que todas las personas a las que veis las historias os escribieran lo que hacen en todo momento. Los mandaríais a paseo a todos porque si no no tendríais vida propia. Sé que es una exageración pero la mayoría de personas ve todos los días las historias de la gente a la que sigue. Da me gusta a gente con la que ha hablado una vez en su vida o simplemente por compromiso. La frecuencia de entrar a Instagram es de una vez por hora menos cuando dormimos.

Hemos dejado de tener una red social para nosotros para pasar a tenerla para los demás. Para ser aprobados, para que vean la vida que tienes, cuánto sonríes, qué guapa vas siempre y todo lo bonito que puedas enseñar en tu escaparate. No hay defectos, sólo disimulo. Apariencia.

 

ESSENA O’NEIL – Modelo australiana que decidió borrar su cuenta y confesar que había vivido su adolescencia con depresión por culpa de las redes sociales.

317ff6b37e59aaa9b3b8dce4d52a5395
”La única cosa que me hizo sentir bien ese día fue sacarme esta foto. Qué deprimente. Tener un cuerpo definido no es todo de lo que somos capaces los seres humanos.”

No es que usar INSTAGRAM sea malo es que no sabemos cómo usarlo. El uso es el incorrecto.

Se está perdiendo el sentido de muchas cosas, ya no hay infancia sin tecnología, ya no se leen libros, ya no hay amor como el de antes, los primeros acercamientos son a través de las pantallas, las relaciones se acaban por Whatsapp, los estereotipos gobiernan la sociedad. Estamos cultivando generaciones inseguras, personalidades vacías.

Y todo esto me resulta repugnante.

Hace mes y medio no podría haber escrito sobre este tema porque estaba sumida en todo ese mundo. Estaba muy pendiente de lo que hacía la gente, publicaba fotos que me gustaban pero tampoco me sentía 100% yo. Me di cuenta de que había gente que me seguía y ni siquiera conocía, gente a la que veía las historias y con los que nunca cruzaría palabra. De repente, chas. Decidí salir de ahí y hacer limpieza.

No es mi tipo de entrada pero de vez en cuando me gusta hacer una crítica y quiero decir que esto no le sucede a todo el mundo, que hay perfiles auténticos, personas que saben manejar la aplicación y personas a las que les da igual la vida de los demás. Pero que siendo sincera y por triste que me parezca no es lo que pasa actualmente. Respeto cada opinión pero también necesitaba dar la mía.

Ana.